lunes, 11 de julio de 2016

EQUILIBRIO


Todos llevamos una mochila llena de historias y de piedras que por poco que hayas vivido no se puede evitar llevarla, sólo que no deberían pesar tanto ni tampoco arrastrarnos.
Es difícil no hacer comparaciones, no ver similitudes en algunos comportamientos, situaciones y aún así deberíamos ser capaces de empezar de cero con alguien o al menos intentarlo. Se supone que no debería suponer un esfuerzo pero no hay nada que se construya y se mantenga solo del aire, la voluntad tiene su parcela en el mundo de las relaciones.
Si te olvidas de todo lo malo ¿puede que no hayas aprendido nada? No lo creo, al contrario, esa es la lección que deberíamos llevar aprendida, cada persona es distinta una de otra. Si quieres algo nuevo, distinto, porqué no concederle una hoja en blanco a esa persona que ha aparecido en tu vida; oportunidades siempre hay, cógelas.
Equivocarse, volver a tropezar una y otra vez es parte de lo que nos toca vivir, gran parte de lo que nos convierte en las personas que somos.
La vida está llena de toma de decisiones, de elecciones; lo curioso es que no es tan fácil elegir y sobre todo que a quien eliges, te elija a ti, encontrar el equilibrio y que, aunque se balancee de vez en cuando podáis complementaros.
Eso de que "no es el momento adecuado", pocas veces lo es, pero no por adecuado sino por falta de querer (costumbrismos, miedos). Hay que tener ganas de vivir, de disfrutar, de tener un camino en común, incluso de sufrir...de encontrar un compañero/a de viaje que pueda realizar contigo esas cosas que te gustan, que te llenan el alma...que te acompañe cuando este duro camino duela porque tú también estás ahí, compartiendo (cada cual con su propio espacio); en definitiva, viviendo.
No elegimos la soledad, dices adiós a una vida vacía, una vida que ya no es de nadie. Elegimos otro camino en el que a veces la piedras pesan y las viejas historias más y aún así seguimos caminando...
Intento mantener intacta la ilusión o al menos en la medida de lo posible cuando no se apodera de mi el exceso dañino de sintetizarlo todo que a veces te ilumina y te das cuenta de que aunque creo que siempre merece la pena, por mucho que lo intentes y le pongas ganas, a veces el equilibrio es imposible...


1 comentario:

  1. Que bonita reflexión. Creo que la suscribiria por completo, quizás con otras palabras, otras metáforas, pero en general sí. Me ha parecido entender que es necesaria cierta voluntad de vivir. El empujar para que la rueda gire. El querer querer. El hacer por que las cosas pasen... Deliciosa reflexión, que nos hacemos algunos, sin que ello signifique que estemos en lo cierto, y quizás como yo creas, que es que no podemos evitarlo. Gracias por el escrito...

    ResponderEliminar