miércoles, 7 de agosto de 2019

WILLY DEVILLE, EL ÚLTIMO DANDY ROMÁNTICO



Hace ya bastante tiempo que quería escribir sobre William Borsay y aunque ya he usado uno de sus temas más conocidos para una entrada de este blog, tenía pendiente escribir algo sobre él y ayer que hizo diez años que nos dejó, no podía dejar escapar el momento para contar cómo llegó a mi DeVille.
Con quince años, en el 94, fue cuando escuché por primera vez a Willy. Comenzó a sonar Demasiado corazón en la radio, y a mí que me gustan muchos tipos de música, este tema con banda mariachi me enamoró. Un par de meses después apareció mi hermano en casa con el CD Willy DeVille Live! , con esa portada con la cara de Willy, un tipo con estilo de pirata romántico y la nariz rota, señal inequívoca de quien ha quemado muchas carreteras y por lo tanto con mucho que contar. Fue a partir de ese momento en el que no sólo ardió ese disco en el reproductor, también lo hizo mi corazón a ritmo de rock, soul y ritmos latinos a todo color.
Una  de esas historias musicales y eternas de amor con el último dandy romántico.




Aquel disco en directo del 93 contenía quince temas, todos propios excepto tres versiones impresionantes, Cadillac Walk, Stand by me y Hey Joe. DeVille además de hacer buenos temas es un estupendo Crooner, en parte por eso me ha llegado siempre tanto.
Un artista poco valorado para lo que podría haber sido, pero creo que hizo lo que quiso con autenticidad y eso siempre tiene un precio.
Los trece temas restantes que componen este disco en directo incluyen tanto temas que grabó originalmente bajo el nombre de Willy DeVille como la de su anterior banda Mink DeVille. Canciones que van del Rock al sonido Cajún, pasando por el Soul, el Blues y todo con una mezcla de ritmos latinos.
No dejaría un tema fuera de este discazo…estas son mis favoritas:

This Must Be The Night


Heart and Soul


Maybe Tomorrow


Heaven Stood Still


Spanish Stroll



Tiempo después leí la estupenda biografía/crónica sobre la vida de Willy DeVille que escribió Carlos Zanón donde descubrí muchas cosas sobre él que desconocía: Willy DeVille: El hombre a quien Rosita robó el televisor (Carlos Zanón - Edic, Milenio, 2003 con prólogo de José Mª Sanz) y que recomiendo si os gusta Willy.
Probablemente Willy siempre estuvo en el lado equivocado, un outsider, el eterno perdedor, nunca llegó a triunfar a lo grande, y es que no sólo le sobraba corazón, sino también talento y un  savoir faire con el lograba tocar lo exquisito y sórdido a partes iguales. Fuera en el bando o extremo  que estuviera, yo siempre me quedo donde él esté.

miércoles, 24 de julio de 2019

TUNNEL OF LOVE


Esta tarde mientras paseaba, me ha invadido un olor a piscina, a recuerdos de verano, a mucha vida por vivir y a no tener prisa por vivirla.

He vuelto unos cuantos años atrás, a un momento en el que todo y nada importaba exactamente en la misma medida. 

Estaba tumbada en un parque de noche con unas amigas, hacía calor...tú llegabas pasada ya la media noche, me mirabas y  reíamos con una complicidad inalcanzable.

Te tumbabas a mi lado, entrelazábamos nuestros dedos y me besabas suave. Todas las luces de feria imaginariamente posibles se encendían a nuestro alrededor y sólo pensábamos en ese rato y en lo que haríamos al día siguiente....la noria no paraba de girar...esto es el Túnel del amor...

Ese olor a piscina, a verano y al cloro que enrojece los ojos se desvanece con el aire del otoño...las piernas aún siguen clavadas al suelo, no sé por qué... pasa el tiempo y aún te busco entre las luces de cualquier feria.

"...she took off a silver locket
she said remember me by this
she put her hand in my pocket
i got a keepsake and a kiss
and in the roar of the dust and diesel
i stood and watched her walk away
i could have caught up with her easy enough
but something must have made me stay..."





jueves, 6 de junio de 2019

HUNGRY HEART


Acabo de poner la canción de Springsteen que da título a este post que estoy escribiendo ahora mismo, es un tema que me gusta muchísimo. Le doy al play, again. Me duele el dedo corazón, quizás escribo demasiado, aunque no aquí. Comentaba por Twitter que este Hungry Heart es una canción buena para cualquier momento, pero ahora mismo me gustaría estar escuchándola en el coche, a todo volumen y con las ventanillas abiertas. Podría ser un momento ideal, de esos para recordar. Una imagen perfecta.

Guardo muchos de esos momentos en mi cabeza, suelen coincidir con momentos en los que me he sentido muy triste y otros muy feliz. Como siempre digo "La vida, su cara y su cruz"

Se están empezando a amalgamar muchas imágenes en mi cabeza, no sé si es bueno del todo. Aunque creo que sí, al menos sigo sintiendo.

¿Cuándo sabes realmente que has tomado el camino correcto? ¡Qué difícil es responder a eso! Y sobre todo la dificultad que tiene elegir esos caminos. A veces somos felices cuando escogemos y además hacemos felices a otros o al revés, aquí se dan distintas variantes...¿quién coño quiere estar realmente sol@? Yo sigo apostando por los corazones hambrientos y los labios rojos, siempre.

Voy a abrir la ventana de mi habitación, me voy a encender un cigarrillo y voy a poner  muy alto, una vez más, Hungry Heart.

Tengo la mente en el coche y suena una canción perfecta. Conduzco y canto fuerte. Pones tu mano sobre la mía al cambiar de marcha y nos reímos del mundo porque somos unos corazones hambrientos.

Pase lo que pase, sigamos o no el mismo camino...merecerá la pena.



lunes, 20 de mayo de 2019

RAMONCÍN - EL TIEMPO NO BORRA LO QUE NOS UNIÓ



La pasada noche, 18 de Mayo de 2019, tuvimos una cita en la Joy Eslava de Madrid con Ramoncín y la banda que le acompaña, Los Eléctricos del Diablo.
Veintitrés años  nos separaban desde la última y única vez que había visto a Ramoncín tocar en directo. Fue con 18 años, en el 96 y en una época en la que, Ramón, hacía ya unos años que no sacaba ningún LP y creía que nunca le vería en concierto. No se borra el recuerdo de aquella noche en Alcorcón, de la excitación, la alegría, la efervescencia, de lo poco que me faltó para llegar a por una de sus armónicas…del rocanrol en las venas y en mi cabeza. Y tampoco voy a olvidar nunca lo que viví  anoche en la Joy. 





No había vuelto a verle porque casi nunca me entero de cuando toca y en las ocasiones que sí lo había hecho, no había podido ir.
Llevo desde muy pequeña escuchando sus canciones. En casa, mis hermanos mayores ponían sus discos continuamente y desde entonces no he dejado de escucharle. Me hice hace unos años con todos sus discos en vinilo porque yo quería, necesitaba tener los míos. Las canciones de Ramoncín siguen formando y formarán parte de mi vida y de mi identidad como persona porque creo que no hay nada como lo que se escucha de pequeño y de adolescente que marque más a todos los niveles, por eso y porque como ya he dicho en muchas ocasiones, Ramón es para mí, uno de los mejores letristas en castellano que hay.
Puntual, a las 20:30 horas daba comienzo el espectáculo en una Joy Eslava llena. El concierto se celebraba coincidiendo  con la reedición del  40 aniversario de Barriobajero. Y  así, con ese temazo, empezaron más de dos horas de música, recuerdos y hermandad. A Barriobajero le siguió Putney Bridge, perteneciente a Arañando la  Ciudad, donde yo me emocioné sin remisión. No en vano es uno de los mejores temas del rock y de mis favoritos,  otra de esas historias urbanas y redondas que tan bien cuenta Ramoncín.


Video cedido por cortesía de Sabo

A estos dos temas con los que no se podía empezar con más fuerza, le siguieron durante esta noche mágica entre otros, por orden discográfico que no de interpretación: 
De Ramoncín y los WC? sonaron Marica de terciopelo y Rock and Roll duduá.  Del LP  que cumplía años, Barriobajero escogieron, Blues para un camello, ¡Hola muñeca! y Felisín el vacilón, tema con el que finalizó el concierto, de Arañando la ciudad además del segundo tema que cantó, también tocaron las míticas Reina de la Noche y Hormigón, mujeres y alcohol.
A este amplio y completo repaso a su discografía, no faltaron un par de temas de ¡Corta! como Bajando y Perdedor, tema que una persona que le ha visto en directo muchas veces me comentó allí que no lo escuchaba en directo desde mediados de los 80. De Ramón Cinco hicieron dos temazos como el brutal Al límite y la inolvidable La Chica de la puerta 16.
Uno de los momentos más emocionantes llegó con Como un susurro en la que Ramón bajó del escenario y cantó entre el público el tema completo y saludó a algunas personas; de La vida en el filo tocaron también ¡Déjame! y Cuerpos Calientes. Como no podía ser de otra manera sonaron La cita, Estamos desesperados y Ella es perversa del álbum Como el fuego, a cuyo LP pertenece la frase que ha dado título a este post.  Del último disco de estudio de los 80, Fe ciega sonó la potente Forjas y aceros.
Hubo también momento de recordar Miedo a soñar, tema que dio título al disco de estudio que sacó en el 98 y también para un tema de Cuando el diablo canta del 2011.
Sin duda un repaso extenso y muy acertado de las canciones y discos de toda su carrera,  probablemente me dejo algún tema sin nombrar… siempre se echa en falta alguna canción que para cada cual es imprescindible. Para mi faltó El chuli cantada al completo y de la que hizo una estrofa a capella, Ángel de cuero y Canciones desnudas pero sin lugar a duda es emocionante volver a ver a un tipo en directo como Ramón y sentir todas esas sensaciones que me ha trasmitido desde siempre y poder comprobar que el tiempo no borra lo que nos unió, ni lo hará nunca.

martes, 14 de mayo de 2019

TRYNG SO HARD TO FORGET



A los olvidados, los sin nombre
olvidados de la buena suerte
A los que borraron el porvenir
intentando insistentemente olvidar.

A los olvidados en los versos
Olvidados en las canciones
olvidados en las calles
a aquel humo hecho cenizas.

A los olvidados, tan difíciles de olvidar
A la voz en la conciencia
a la falta de aliento
a los que se quedan y resisten
intentando insistentemente olvidar.



miércoles, 3 de abril de 2019

AIN´T NO LOVE IN THE HEART OF THE CITY



Camino sin rumbo y con destino
Miro al suelo y cuento las baldosas…
algunas aceras siguen recordándome a ti.
Levanto la vista y no encuentro tu mirada
ya no me cobijan tus labios
no hay amor en el corazón de la ciudad.
Admiro el fuego en el cielo
la esperanza se deshace entre las nubes
quema el destino y cae la noche…
las farolas de la calle van abriendo paso
pero se van apagando tras de mí…
no hay amor en el corazón de la ciudad.
Todo es muy raro desde que no estás,
estelas en el cielo, algo que fue nuestro
el asfalto aún rezuma poesía
perdurar en el tiempo y el espacio
sentimientos enmarañados, voces imprecisas…
no hay amor en el corazón de la ciudad




miércoles, 27 de febrero de 2019

WHEN WE WERE LOVERS



Aún recuerdo las interminables conversaciones
tu risa, tu perfil y tu voz
Atravesábamos parques, calles, mundos...
buscábamos el suave tacto de nuestros dedos
siempre la mirada clara.
Todo nos parecía poco, nada era suficiente
cuando éramos amantes.

Vivíamos día tras día
con la felicidad dibujada en la cara,
risas, suspiros... la banda sonora,
de noche deseo y anhelo entre las sábanas...
algo que se podía llamar amor.
Todo nos parecía poco, nada era suficiente
cuando éramos amantes.

Todo cae igual que lo hace la oscuridad...
Ya no sale el sol, nadie lee en el parque
No nos arropan los abrazos
pagamos el precio de la honestidad,
de atrevernos a vivir.
Todo nos parecía poco, nada era suficiente
cuando éramos amantes.

Y ahora aquí estamos...
en el fondo de la nada, dos ángeles caídos
dos extraños en el paraíso
lo que queda de los amantes
dos desconocidos.
Todo nos parecía poco, nada era suficiente
cuando éramos amantes....

Aún recuerdo cuando lo fuimos todo.






sábado, 26 de enero de 2019

LIKE A HURRICANE, LA CANCIÓN DEL BESO INFINITO


Like A Hurricane es una canción que apareció en el disco American Stars N´ Bars publicado en 1977, el tema se compuso en una hoja de periódico, una noche a finales del año 75 en la parte trasera de un DeSoto Suburban del año 50. Según cuenta el propio Neil, fue una de esas noches de farra y cocaína en la que compuso esta maravilla de canción. Cuando llegó a su casa hizo la melodía en un teclado Univox Stringman. Parece ser que la idea inicial fue incluirla en otro trabajo de Young que no se llegó a publicar titulado Homegrown.


Este es un tema que Neil grabó con su Old Black, una Gibson Les Paul y que según sus propias palabras es el tema que mejor ejemplifica el sonido de esa guitarra. Young tenía la costumbre de grabar todo lo que tocaba, sobre todo cuando las ensayaban por primera vez, por la esencia de la canción, de hecho ese fue el corte que se incluyó en el disco, el momento en que se la enseñó a los Crazy Horse y esa es una de las razones por las que me parece tan especial esta canción.

Es como si no tuviera comienzo ni final concreto, como uno de esos besos legendarios que siempre mantienes en el recuerdo pero no sabes exactamente cuándo empezó ni en qué momento terminó.

Like a hurricane es una de las canciones que más escucho, siempre me parece un buen momento para acudir a ella, en momentos de tristeza y otros que no lo son tanto. Probablemente es uno de los temas que más me han inspirado a la hora de escribir y que, aparte de la letra, musicalmente es una pasada.
Esta canción nos cuenta el eterno cliché de chico conoce chica; la atmósfera de un bar lleno de humo, van pasados, se besan durante más de ocho minutos de gloria y el amor surge bajo toda esa niebla. Es un tema manido, sí ¡pero joder…qué forma tan poética de conocerse y recordarlo!

"Once I thought I saw you
in a crowded hazy bar,
Dancing on the light
from star to star"

Se han hecho varias versiones o covers de esta canción. Por un lado, la versión del siempre elegante Brian Ferry, con sus Roxy Music en un directo que grabaron durante la gira del Avalon y que se publicó en un EP con la banda ya prácticamente disuelta. Me gusta esta cover no sólo porque escuchar a Ferry siempre es un plus, sino porque las grandes canciones suenan bien en diferentes estilos y este creo que es un gran ejemplo de ello.
 
 
 
Por otro lado una versión del también canadiense como Neil, Jeff Healy, publicada tras su prematura muerte en Mess of Blues y que cuenta con esa sensibilidad que te pellizca cuando escuchas algo de Jeff. Además esos momentos de blues creo que le van fantástico al tema de Young.
 
 

Esta entrada se publicó originalmente como una colaboración en otro blog, Musicae Memoradum  que os recomiendo que visitéis y en la que sólo puse dos versiones. Hoy quiero añadir una tercera de The Mission UK, una banda gótica con un vocalista de potente voz que también me gusta muchísimo. El tema apareció por primera vez como la cara B del single Garden of Delight y que posteriormente se incluyó en el recopilatorio del 87 The First Chapter.
 
 
 
A veces es difícil poder expresar lo que una canción llega a significar en la vida de una persona, pero esta es una de esas canciones que te hacen reconciliarte con la música, las grandes letras, el amor y la vida.

Y sobre todo tenía que escribir sobre este tema porque cuando te encuentras de cara con una canción tan especial, sabes que estás sin ninguna duda, delante de un auténtico huracán. 




domingo, 30 de diciembre de 2018

TARQUE, LA MEJOR VOZ DEL ROCK


Al día siguiente de despedir en Madrid a Rosendo, tenía otra cita muy deseada ya que actuaba Tarque en la Sala But. Doy gracias a esas segundas fechas de conciertos, en este caso las segundas oportunidades sí son buenas. Llegué tarde para conseguir las entradas para la fecha inicial del 22 de diciembre y pensé que no podría verle pero a veces la vida no sólo te sonríe sino que además suena de lujo.

Bastante puntual, las luces del escenario se encienden de un rojo fuego. Suena I love Rock N´Roll en la voz de Joan Jett. Tarque acompañado por su Asociación del Riff (Carlos Raya a la guitarra, Coki Giménez en la batería y Chapo González al bajo) salen entre aplausos a escena ante el ansia de un público ávido de una noche de hard rock. Suenan los primeros acordes de Ahora y en la hora que ha sido el primer single con el que pudimos escuchar el disco en solitario de la que es la mejor voz del rock en castellano. Digo esto sin dudas y me repito desde hace mucho tiempo porque cuando la voz de Tarque arranca te corta como una cuchilla, tal y como aparece en la portada de su disco homónimo. 



Tras el primer tema y con la sensación de que el calor de la voz y el nervio de Tarque nos tiene ya a sus pies, suena Heartbreaker, uno de mis temas favoritos, seguido de Bailo y la noche va tornándose en un engranaje perfecto con esta banda que suenan como un cañón. Le siguen Juicio Final y El Diablo me acompañará, dos temazos en los se nota la conexión tanto encima del escenario como con el público.

Le toca el turno a Perdido en la Ciudad  de M Clan, el primer tema que Tarque escribió para el grupo, muy bien escogido para tocarlo junto a los nuevos que presentaban, no en vano creo que es de los más míticos, al menos para mí, de entre aquellas primeras canciones. Sabiendo que harían alguna que otra versión pero ante la expectación de cuáles podrían ser…el primer gran momento de la noche llegó cuando Tarque dijo que harían “Fire and Water” de Free que no sólo es un tema que me flipa sino porque de no escuchar la canción en la voz de Paul Rodgers, no se me ocurre otra forma mejor que cruzar el paraíso acompañada de Tarque, maravillosa cover.




Aunque es alucinante escuchar estos cortes en casa a todo trapo, se puede serntir que están hechos para el directo. Es el turno de otro de los temas que más me gustan,  Lobo Solitario una balada rockera y fantástica a la que le siguió Janis, Amy, Billie con un ritmo animado, muy de las grandes bandas de los 60´s. Continuaron con un blues lento de M Clan Se hizo de noche cuando te conocí que iba perfecta con la anterior. Después de la bajada de revoluciones con estas canciones, llegó el segundo momentazo de la noche, emotivo homenaje para Rosendo que como dije al principio se acababa de despedir de Madrid la noche anterior y recuerdo para Leño con una versionaza a un mayor tempo de ¡Qué desilusión!

Siguieron con Cactus en el corazón que a mi me recuerda un poco a Inmigrante en los primeros minutos de la canción ya que aquí al final cuentan con la fuerza de la guitarra de Raya. Último temazo de M Clan, Calle sin luz con el que acostumbraban a iniciar sus conciertos y durante el que Tarque bajó unos minutos del escenario para pasear entre el público. Electroshock, fue el cañero tema elegido para dar fin al concierto antes de los bises que ya nos tenían “intoxicados de amor” por todo lo que estábamos disfrutando esa noche con el concierto.




Para los bises se decidieron por una de las mejores canciones del mundo, una de esas canciones que te marcan para siempre, con algunas de las frases más verdaderas que se han escrito, Miedo para la que salieron al escenario Tarque y Raya solos, los autores de la canción hace ya unos cuantos años, un binomio mágico y perfecto para esa noche que estaba a punto de finalizar con la entrada de Coki y Chapo al escenario para despedirse con Donde nace el R&R bastante en la línea de The Who.

Tras algo más de 90 minutos de concierto, algo me quedó claro….seguramente “nacimos para correr” pero desde luego vosotros nacisteis  para el Rock & Roll. Seguro que se nota lo mucho que adoro a Carlos Tarque y no lo disimulo, si aún podéis ir a verlos, no os lo perdáis, merece siempre la pena. Si además vais bien acompañad@s por un buen amigo como lo hice yo, mucho mejor.

Parafraseando ¡Qué desilusión! ….El rock & Roll es un arte y Tarque lo lleva en la garganta y en sus venas.


viernes, 21 de diciembre de 2018

ROSENDO PA´ SIEMPRE



El señor Rosendo Mercado es ya un viejo conocido de este blog. Escribiendo esto siento por un lado que, poco os voy a contar que no sepáis ya…pero del otro lado de la moneda, siento con más fuerza ese deber inherente que te da la emoción de lo vivido y que ha sido sin lugar a ninguna duda lo que siempre me ha empujado a escribir aquí.

Anoche, Madrid a 20 de Diciembre del 2018, en el WiZink Center que  siempre será el Palacio de los Deportes le pongan el nombre que le pongan. Alrededor de unas quince mil personas le dijimos hasta siempre a nuestro Dios del rock urbano, una noche que seguro para muchas personas como para mí permanecerá para toda la vida en el recuerdo.



Quiero agradecerle al tronquete (Quisco) que se acordara de mí para poder asistir al concierto, siempre se acuerda, de no ser así no hubiese podido vivir esa gran noche. Gracias también a Rodri por la camiseta y la compañía, fue muy grata.

Unos quince minutos después de la hora prevista de comienzo del concierto, salía a escena Rosendo con su banda, sin hacerse esperar, con Aguanta el tipo; alguien con más de cuarenta años sobre los escenarios, alguien que ha sabido mantenerse alejado de las modas, de las garras de la industria, ajeno siempre a lo banal y haciendo canciones que es lo que le gusta hacer. Tras finalizar el tema nos dio el esperadísimo “Buenas noches, Madrid” y la emoción ya se había apoderado de todo el público. 

Al primer tema le siguieron entre otros Por meter entre mis cosas la nariz,  Muela que muela, Cosita (la canción de La prima Elena), Deja que les diga que no y una versión de No dudaría de Antonio Flores. También tocó Cuando, uno de sus últimos temas que más me gustan y Cúrame de espantos

Tras esta batería de canciones se tomó un pequeño respiro con un par de temas más tranquilitos, No son gigantes y ese blues de medio tiempo que habla de esos héroes. los perdedores, Mala Vida.

Para que la noche en Madrid no se enfriara, tocó Y Dale uno de los temas más conocidos de Rosendo, continuó con Soy y Vergüenza Torera.
 



Después de esta otra tanda de temazos. Rosendo hizo una pequeña introducción al tema que iba a tocar a continuación “este es un tema que escribí cuando era muy joven, os sonará” y la guitarra más carabanchelera inició unos acordes tan conocidos, tan adorados desde que tengo ocho años que las lágrimas ya no aguantaron más la emoción…El Tren, sube a mi tren azul… yo no sé si durante los cuarenta años que tengo he controlado el viaje pero tú música siempre me ha hecho feliz. Tras finalizar el tema de Leño y con ese Palacio de los Deportes de Madrí a sus pies, tocó Flojos de Pantalón, uno de los más emblemáticos del señor Mercado, al igual que los temas que le siguieron Masculino Singular, Pan de higo y Navegando.

El concierto seguía en su punto más álgido después de hora y media de Rock and Roll, de ese rock de barrio, del que nace de la conciencia, del que me hubiese gustado ponerle a los hijos o al herman@ pequeño que no tengo; Rosendo tan sencillo como siempre nos dijo “Sentimos tenernos que marchar, pero los años pasan, todo se acaba y ya nos hemos hecho viejos" y las lágrimas una vez más cayeron esa noche. Llevaba ya mucho rato pensando en el orgullo, en lo bonito que tiene que ser despedirse así, en tu ciudad, con un lleno hasta la bandera y en un buen momento después de tantos años de carretera.


El público aclamaba a su Dios coreando su nombre y después de muy pocos minutos tras bambalinas, llegaron los bises con un trío de ases con los que no puedes perder ninguna mano pero sí la cabeza porque te explota de puro rocanrol: Agradecido, Loco por incordiar y Maneras de Vivir, todos  ya himnos en sí mismos. 

Mucha emoción, la patata golpeando a mil y muchos recuerdos en la cabeza mientras Rosendo se despedía con su segunda salida para el último bis de la noche para cantar uno de los mejores temas que se han escrito ¡Qué desilusión! Soy compañero de nadie y viajo solo en mi vagón, el rock and roll es un arte….

Espero que podamos hacernos viejos como lo has hecho tú, Rosendo, o al menos con una pizca de esa autenticidad y honestidad que te han caracterizado durante todos estos años. A lo mejor volvemos a vernos en otra vida.

Rosendo pa´ siempre, se te quiere.