domingo, 30 de diciembre de 2018

TARQUE, LA MEJOR VOZ DEL ROCK


Al día siguiente de despedir en Madrid a Rosendo, tenía otra cita muy deseada ya que actuaba Tarque en la Sala But. Doy gracias a esas segundas fechas de conciertos, en este caso las segundas oportunidades sí son buenas. Llegué tarde para conseguir las entradas para la fecha inicial del 22 de diciembre y pensé que no podría verle pero a veces la vida no sólo te sonríe sino que además suena de lujo.

Bastante puntual, las luces del escenario se encienden de un rojo fuego. Suena I love Rock N´Roll en la voz de Joan Jett. Tarque acompañado por su Asociación del Riff (Carlos Raya a la guitarra, Coki Giménez en la batería y Chapo González al bajo) salen entre aplausos a escena ante el ansia de un público ávido de una noche de hard rock. Suenan los primeros acordes de Ahora y en la hora que ha sido el primer single con el que pudimos escuchar el disco en solitario de la que es la mejor voz del rock en castellano. Digo esto sin dudas y me repito desde hace mucho tiempo porque cuando la voz de Tarque arranca te corta como una cuchilla, tal y como aparece en la portada de su disco homónimo. 



Tras el primer tema y con la sensación de que el calor de la voz y el nervio de Tarque nos tiene ya a sus pies, suena Heartbreaker, uno de mis temas favoritos, seguido de Bailo y la noche va tornándose en un engranaje perfecto con esta banda que suenan como un cañón. Le siguen Juicio Final y El Diablo me acompañará, dos temazos en los se nota la conexión tanto encima del escenario como con el público.

Le toca el turno a Perdido en la Ciudad  de M Clan, el primer tema que Tarque escribió para el grupo, muy bien escogido para tocarlo junto a los nuevos que presentaban, no en vano creo que es de los más míticos, al menos para mí, de entre aquellas primeras canciones. Sabiendo que harían alguna que otra versión pero ante la expectación de cuáles podrían ser…el primer gran momento de la noche llegó cuando Tarque dijo que harían “Fire and Water” de Free que no sólo es un tema que me flipa sino porque de no escuchar la canción en la voz de Paul Rodgers, no se me ocurre otra forma mejor que cruzar el paraíso acompañada de Tarque, maravillosa cover.




Aunque es alucinante escuchar estos cortes en casa a todo trapo, se puede serntir que están hechos para el directo. Es el turno de otro de los temas que más me gustan,  Lobo Solitario una balada rockera y fantástica a la que le siguió Janis, Amy, Billie con un ritmo animado, muy de las grandes bandas de los 60´s. Continuaron con un blues lento de M Clan Se hizo de noche cuando te conocí que iba perfecta con la anterior. Después de la bajada de revoluciones con estas canciones, llegó el segundo momentazo de la noche, emotivo homenaje para Rosendo que como dije al principio se acababa de despedir de Madrid la noche anterior y recuerdo para Leño con una versionaza a un mayor tempo de ¡Qué desilusión!

Siguieron con Cactus en el corazón que a mi me recuerda un poco a Inmigrante en los primeros minutos de la canción ya que aquí al final cuentan con la fuerza de la guitarra de Raya. Último temazo de M Clan, Calle sin luz con el que acostumbraban a iniciar sus conciertos y durante el que Tarque bajó unos minutos del escenario para pasear entre el público. Electroshock, fue el cañero tema elegido para dar fin al concierto antes de los bises que ya nos tenían “intoxicados de amor” por todo lo que estábamos disfrutando esa noche con el concierto.




Para los bises se decidieron por una de las mejores canciones del mundo, una de esas canciones que te marcan para siempre, con algunas de las frases más verdaderas que se han escrito, Miedo para la que salieron al escenario Tarque y Raya solos, los autores de la canción hace ya unos cuantos años, un binomio mágico y perfecto para esa noche que estaba a punto de finalizar con la entrada de Coki y Chapo al escenario para despedirse con Donde nace el R&R bastante en la línea de The Who.

Tras algo más de 90 minutos de concierto, algo me quedó claro….seguramente “nacimos para correr” pero desde luego vosotros nacisteis  para el Rock & Roll. Seguro que se nota lo mucho que adoro a Carlos Tarque y no lo disimulo, si aún podéis ir a verlos, no os lo perdáis, merece siempre la pena. Si además vais bien acompañad@s por un buen amigo como lo hice yo, mucho mejor.

Parafraseando ¡Qué desilusión! ….El rock & Roll es un arte y Tarque lo lleva en la garganta y en sus venas.


viernes, 21 de diciembre de 2018

ROSENDO PA´ SIEMPRE



El señor Rosendo Mercado es ya un viejo conocido de este blog. Escribiendo esto siento por un lado que, poco os voy a contar que no sepáis ya…pero del otro lado de la moneda, siento con más fuerza ese deber inherente que te da la emoción de lo vivido y que ha sido sin lugar a ninguna duda lo que siempre me ha empujado a escribir aquí.

Anoche, Madrid a 20 de Diciembre del 2018, en el WiZink Center que  siempre será el Palacio de los Deportes le pongan el nombre que le pongan. Alrededor de unas quince mil personas le dijimos hasta siempre a nuestro Dios del rock urbano, una noche que seguro para muchas personas como para mí permanecerá para toda la vida en el recuerdo.



Quiero agradecerle al tronquete (Quisco) que se acordara de mí para poder asistir al concierto, siempre se acuerda, de no ser así no hubiese podido vivir esa gran noche. Gracias también a Rodri por la camiseta y la compañía, fue muy grata.

Unos quince minutos después de la hora prevista de comienzo del concierto, salía a escena Rosendo con su banda, sin hacerse esperar, con Aguanta el tipo; alguien con más de cuarenta años sobre los escenarios, alguien que ha sabido mantenerse alejado de las modas, de las garras de la industria, ajeno siempre a lo banal y haciendo canciones que es lo que le gusta hacer. Tras finalizar el tema nos dio el esperadísimo “Buenas noches, Madrid” y la emoción ya se había apoderado de todo el público. 

Al primer tema le siguieron entre otros Por meter entre mis cosas la nariz,  Muela que muela, Cosita (la canción de La prima Elena), Deja que les diga que no y una versión de No dudaría de Antonio Flores. También tocó Cuando, uno de sus últimos temas que más me gustan y Cúrame de espantos

Tras esta batería de canciones se tomó un pequeño respiro con un par de temas más tranquilitos, No son gigantes y ese blues de medio tiempo que habla de esos héroes. los perdedores, Mala Vida.

Para que la noche en Madrid no se enfriara, tocó Y Dale uno de los temas más conocidos de Rosendo, continuó con Soy y Vergüenza Torera.
 



Después de esta otra tanda de temazos. Rosendo hizo una pequeña introducción al tema que iba a tocar a continuación “este es un tema que escribí cuando era muy joven, os sonará” y la guitarra más carabanchelera inició unos acordes tan conocidos, tan adorados desde que tengo ocho años que las lágrimas ya no aguantaron más la emoción…El Tren, sube a mi tren azul… yo no sé si durante los cuarenta años que tengo he controlado el viaje pero tú música siempre me ha hecho feliz. Tras finalizar el tema de Leño y con ese Palacio de los Deportes de Madrí a sus pies, tocó Flojos de Pantalón, uno de los más emblemáticos del señor Mercado, al igual que los temas que le siguieron Masculino Singular, Pan de higo y Navegando.

El concierto seguía en su punto más álgido después de hora y media de Rock and Roll, de ese rock de barrio, del que nace de la conciencia, del que me hubiese gustado ponerle a los hijos o al herman@ pequeño que no tengo; Rosendo tan sencillo como siempre nos dijo “Sentimos tenernos que marchar, pero los años pasan, todo se acaba y ya nos hemos hecho viejos" y las lágrimas una vez más cayeron esa noche. Llevaba ya mucho rato pensando en el orgullo, en lo bonito que tiene que ser despedirse así, en tu ciudad, con un lleno hasta la bandera y en un buen momento después de tantos años de carretera.


El público aclamaba a su Dios coreando su nombre y después de muy pocos minutos tras bambalinas, llegaron los bises con un trío de ases con los que no puedes perder ninguna mano pero sí la cabeza porque te explota de puro rocanrol: Agradecido, Loco por incordiar y Maneras de Vivir, todos  ya himnos en sí mismos. 

Mucha emoción, la patata golpeando a mil y muchos recuerdos en la cabeza mientras Rosendo se despedía con su segunda salida para el último bis de la noche para cantar uno de los mejores temas que se han escrito ¡Qué desilusión! Soy compañero de nadie y viajo solo en mi vagón, el rock and roll es un arte….

Espero que podamos hacernos viejos como lo has hecho tú, Rosendo, o al menos con una pizca de esa autenticidad y honestidad que te han caracterizado durante todos estos años. A lo mejor volvemos a vernos en otra vida.

Rosendo pa´ siempre, se te quiere.



domingo, 2 de diciembre de 2018

FRÍO



Mis dedos entre tu pelo
La intimidad más sencilla arropando nuestros cuerpos
Las luces de la ciudad observándonos

Condicionantes a un corazón abierto
Las zarpas del silencio
Tanto ardiendo...

Y sólo  siento frío

Apagar el deseo como quien pulsa un interruptor
Las ganas de sentirse viva, ahogadas, 
sin hielo y sin licor

Un disparo, una canción grabada a fuego
Miles de segundos de recuerdo,
Doscientos ganchos directos al corazón...

Y sólo puedo sentir frío

Darlo todo y que te sangren hasta los pasos
La desilusión bombeando
Y tanto dolor escrito, jodido desdén

Diciembre cayendo y tan lejos
La maldita sensación de que algo queda por hacer,
tanto por decir, por hablar, por sentir…

Y sólo siento frío

Luchar contra nuestros propios demonios
Aquello a lo que tanto miedo tenía, hecho realidad
Sueños perdidos. Silencio y a olvidar

Ojalá la guerra de nuestras vidas termine
Yo me rindo, no tengo armas, nunca las alcé
Y aún después del calor de este no pulso…

Sólo sigo sintiendo frío




A mi prozac particular, a quien he querido incondicionalmente.

viernes, 30 de noviembre de 2018

AQUELLAS PEQUEÑAS COSAS



En estos tiempos nuevos y salvajes (como cantan Ilegales) que nos han tocado vivir, en los que se quiere tener todo y mucho más porque nunca parece suficiente. Un mundo donde prima la inmediatez del deseo, el todo vale, el postureo, el yo más que tú y el egocentrismo como estilo de vida, resulta que algunas veces nos cruzamos con gente fantástica que te dedica su tiempo, sus letras y lo hacen sin esperar nada a cambio, sólo por el mero placer de compartir.

En la vida tenemos buenas y malas temporadas, yo no estoy pasando por una demasiado buena últimamente y el tiempo pasa más lentamente. Como todo tiene su cara y su cruz, en estos momentos en los que tanto pienso, me doy cuenta de lo que tengo, de la gente que me aprecia y sobre todo de que hay que disfrutar de esas pequeñas cosas porque en realidad, esos detalles son algo grandioso que estarán por siempre guardados en la memoria.

Me considero una persona de pequeñas cosas, de pequeños detalles. Siempre me he fijado en cosas poco corrientes, creo que por esos detalles se conoce mejor a las personas, son los que nos diferencian de una u otra manera, lo que nos puede hacer especiales para alguien.

Disfruto tomándome un café, fumándome un cigarrillo, hablando con mis amistades, leyendo (aunque cada vez lo hago menos), tumbándome en el sofá con la manta y ver una película o una serie, poniendo un disco (muchos discos), leyendo blogs, cuando recibes un mensaje que te saca una sonrisa en el momento más inesperado y cuando más lo necesitas, las charlas a deshoras….pequeñas cosas.

Una nunca sabe si esas pequeñas cosas te esperan detrás de una puerta, en una bolsa olvidada, en un cajón, algo escrito en un papel, en un bar, en una red social o en cualquier blog. Unas te harán reír, otras llorar pero lo que os puedo asegurar es que esos detalles nunca se olvidan y son lo que forman en mayor o menor medida nuestra felicidad. 

Desde luego este es un pequeño blog pero todas y cada una de las entradas que se han podido leer en el mes de noviembre durante este 7 Aniversario, han sido grandiosas. Las han escrito personas fantásticas y auténticas que han derramado sus letras con todo el cariño y buen hacer posible. Espero que hayáis disfrutado, vivido y sentido tanto como yo leyéndolas. 

Muchísimas gracias a todas y a todos por verteros en este pequeño espacio con vuestras letras, vuestras canciones, vuestras historias, vuestro cariño….este número 7 no lo voy a olvidar nunca.

¡GRACIAS!


jueves, 29 de noviembre de 2018

KURT


Escribía con faltas de ortografía. 

Era adicto a la heroína.

Rendía pleitesía al coño de Courtney.

Estaba vacío por dentro. 

De ahí que escribiera aquella frase: me odio y quiero morir. 

Se manchó las manos, el pelo, el pecho, el rostro, el cuerpo entero con el blues antiguo y canalla de Leadbelly. 

Nunca supo qué hacer con tanto dinero. 

Tenía una escopeta y supo cómo usarla. 

Pasó por este mundo como un fantasma: perdido y desubicado. 

El amor no logró redimirlo. 

En el brillo de sus ojos se vislumbraba todo lo que estaba por venir. 

Como escribió Roberto Bolaño alguna vez, murió de tanta tristeza. 



Una colaboración de Rafael Calero Palma
Blog Mi Margen Izquierda 

miércoles, 28 de noviembre de 2018

VIDA VENENOSA

Te levantas una mañana y todo parece fluir de manera más o menos racional. La lógica de los tiempos dicta que debemos seguir poniendo buena cara a la tormenta de la época que nos ha tocado vivir, y no sirve regodearse en cualquier siglo pasado, que forzosamente será mejor. O mejor dicho, solo en algunos casos. Luego lees que se acaba de reeditar un disco que debería escucharse al menos un par de veces al año con toques ceremoniosos y el ruido de fondo deja de ser un mero comparsa y vuelves a creer que en las fronteras de lo improbable siempre hay resquicio para un rayo de luz. De vez en cuando un temblor de vida inteligente agita los cimientos de la maltratada industria discográfica y nos arrastra a unos cuantos a su añorado nuevo orden.

martes, 27 de noviembre de 2018

AGRADECIDO



Corría el año 1977 y la banda de rock española Ñu se manejaba entre dos líderes, Jose Carlos Molina y Rosendo Mercado, dos estilos diferentes, Molina más sinfónico, con su flauta, el Ian Anderson español y Rosendo más duro, mucho guitarreo, el Rory Gallagher nacional.  Curiosamente con el paso de los años se invirtió la situación, Molina se abrazó al heavy metal y Rosendo se apartó de ese circuito.
La personalidad de ambos también era muy diferente, Molina muy visceral y Rosendo un tipo tranquilo. Molina le decía a Rosendo que las canciones que él hacía eran un "leño". Tantas cosas antagónicas entre ambos no podía terminar de otra forma que en una ruptura anunciada, Rosendo se marcha del grupo y decide crear un nuevo grupo, al que decidió llamarlo Leño, en honor a sus canciones que según el Molina eran eso, un "leño".
En el año 1978 Leño debuta en el Alcalá Palace madrileño como teloneros de Asfalto, causando una gran impresión. En el año 1979 sale a la luz su primer trabajo de estudio, que se llamó como el grupo, Leño. Tras tres discos de estudio y un directo, ante el mal rollo que empezaba a haber dentro del grupo, Rosendo, en 1983, decide deshacer la banda, cuando estaban en el punto más álgido de su carrera, tras la gira exitosa junto a Miguel Ríos y Luz Casal en aquél inolvidable "rock de una noche de verano"
Pero el bueno de Rosendo tenía firmado cinco discos con la compañía Chapa Discográfica, faltaba uno y él decide deshacer el grupo. La compañía le instiga, le dice que se busque otros músicos y grabe el disco, a lo que Rosendo se niega diciendo que Leño eran él y sus dos acompañantes de siempre, Tony Urbano, bajista y Ramiro Penas, batería, aunque en el primer disco el bajista fue Chiqui Mariscal. Al no llegar a un acuerdo la compañía demanda a Rosendo y el resultado es que los derechos de las canciones de Leño pasan a ser propiedad de la compañía durante 20 años. Además se castiga a Rosendo con no poder firmar y grabar con ninguna compañía durante dos años.
Rosendo durante su estancia en Leño se había ganado gran cantidad de adeptos y tras los dos años en "cautiverio" ficha por la multinacional RCA. Lanza su primer disco en solitario en 1985, Loco por incordiar, todo un anuncio de intenciones, y consigue gran éxito, dejando en él una de las mejores canciones de rock en castellano, Agradecido.




Pero a partir de ahí empieza la caída del guitarrista carabanchelero, los pelos de colores, los niños desenfadados que no sabían ni como se cogía una guitarra, apoyados por los medios y por el poder establecido, deseosos de mostrar una España diferente al de la pandereta y las castañuelas, mandaron al paro a casi toda la generación de músicos de Rosendo, auténticos talentos se quedaron en el camino.
Rosendo no cambia de acera, y sigue fiel a su estilo de rockero urbano, un tipo de rock que casi todos atribuyen a él como pionero. Rosendo da conciertos donde apenas acuden 500 personas, ya no puede vivir de la música y se pone a hacer nóminas en una gestoría. Parecía el fin  del narizotas carabanchelero.
A partir de aquí poco que contar, amigos lectores, ya saben ustedes lo que ha sido, lo que es, y hasta lo que será Rosendo Mercado. Su larga trayectoria, su profesionalidad, su buen rollo, su fidelidad a un estilo por encima de modas y de modos, una manera distinta de hacer y sobre todo su autenticidad, canta como vive y vive como canta, hacen que al final de su carrera su estrella brille en lo más alto, siendo todo un referente ya no solo musical, sino personal, Las Ventas se vieron petadas en el 2014, 20.000 saltando y bailando ante el Rosen, con las entradas agotadas unos meses antes.
El Rosen se nos va de los escenarios, lo ha anunciado, ya, en un pis pas. Dará su último concierto en Madrid, en su Madrid, el 20 de Diciembre, en el antiguo Palacio de los Deportes Madrileño, las entradas duraron un periquete, se agotaron ya hace unos meses. Su hueco pasarán 50 años y nadie lo cubrirá, nadie igualará e a este personaje, muy buen tío, tan singular, y sobre todo tan AUTÉNTICO.

Maneras de vivir


 Una colaboración de Quisco El Ermitaño  

lunes, 26 de noviembre de 2018

JACK DANIEL'S OLD No 7... ¡PURO ROCK AND ROLL!


Las "cajas en forma de corazón" de Tina (Tina's Heart Shaped Boxes), repletas de música inspirada e inspiradora de recuerdos, sensaciones y reflexiones en forma de relatos y poemas, cumplen nada menos que siete años. Desde luego, no es una cifra cualquiera y merece una celebración a la altura de tal aniversario...
El siete siempre ha sido considerado un número místico, con cierto poder mágico y asociado también a la fortuna o la buena suerte. El "7", escribámoslo así para despojarlo de su lastre como palabra y realzar su importancia como guarismo, simboliza el conocimiento y la vida interior. Se dice del 7 que sirve de puente entre lo terrenal y lo espiritual, al contener el 4 que identifica a los elementos naturales y el 3 que representa el dogma de la Trinidad y la perfección pitagórica. El 7 parece regir nuestra existencia a muchos otros niveles. Por ejemplo, ordenándola en semanas que imitan el mito de la Creación y estableciendo ciertos límites que enfrentan los pecados capitales a las virtudes teologales, o a las que acompañan en su camino al guerrero del Bushido japonés. Y lo hace sobre un trozo de roca ("la tercera a partir del Sol", como dijo Jimi Hendrix) que, surcada por el romanticismo casi novelesco de los siete mares, perteneció al septenario astrológico de los antiguos griegos ratificado, después, por la astronomía de Kepler. El Cine se sumó a las seis artes clásicas, que en número de siete nos han dado desde enanitos a infiernos dantescos, samuráis y mercenarios del Far West, y también la sistematización de frecuencias alrededor de, cómo no, siete notas musicales.

Jack Daniel's Old No 7

          Es indudable que el 7 ejerce una gran fascinación. Sedujo a Jasper Newton Daniel, joven fundador de una destilería próxima al manantial conocido como Cave Spring Hollow en Lynchburg, Tennessee, que decidió etiquetar su whisky como "Old No 7". Aunque dicha etiqueta indica 1866, los registros históricos datan la fundación en torno a 1875. También existen dudas sobre la fecha de nacimiento del propio fundador, al que nos permitiremos la familiaridad de llamar "Jack" Daniel. Son lagunas propias de siglos pretéritos que contribuyen, sin suponer realmente una intriga, a engrandecer el mito envolviéndolo en misterio. Igualmente ocurre con el mencionado número 7 de la icónica etiqueta de Jack Daniel's. Se han enunciado numerosas teorías para explicarlo que, curiosamente, no mencionan la coincidencia de que Lynchburg sea también conocida como la ciudad de las siete colinas por su orografía romana. Entre las más peregrinas, está la que sostiene que Jack Daniel habría mantenido relación con varias novias, siendo su favorita la séptima. Algunas apuntan al método de elaboración, argumentando que la receta número 7 fue la definitiva o que para lograr las características adecuadas las burbujas de la fermentación debían alcanzar el tamaño de un perdigón del 7. Y otras, mucho más pragmáticas, apuntan a que la destilería era la séptima a lo largo del río James o que simplemente fue el número asignado por el gobierno al formalizar el registro de la empresa y que, a pesar de que por motivos fiscales acabó siendo la dieciséis, se mantuvo en la etiqueta por razones comerciales.

Jack Daniel's Old No 7... ¡puro rock and roll!

        Sin embargo ninguna de esas teorías, y aún menos la que hace referencia a las novias de Mr. Daniel, justifica el porqué del adjetivo "old" que precede al número 7. Un misterio más. Ese "old" nos remite a lo clásico, lo lejano en el tiempo, lo duradero y reposado, lo maduro o, como se ha extendido en los últimos años, lo vintage. Por eso, quizá, el bourbon es precisamente el ingrediente básico de uno de los cocktails más antiguos que se conocen y el primero en tener nombre propio: el "Old Fashioned" (que podríamos traducir como chapado a la antigua). En esa línea el "Old No 7" de Jack Daniel's parece el acompañamiento perfecto para aquel "Old time Rock and Roll" al que cantaba Bob Seger en favor de otros géneros musicales y que, en cierta modo, también podría decirse que vino a nacer por tierras de Tennessee. El rock and roll y su vieja escuela se han convertido, para quienes tantas veces nos encontramos fuera de momento y lugar, en el mítico Shangri-La donde resguardarse del pensamiento adocenado, de los sentimientos teledirigidos, de las emociones artificiales, de la superviviencia (que no vida) acelerada, de los placeres sintéticos, del atrevido anonimato de los nicks, de los escaparates de felicidad impostada, de los valores cuestionados y de las alternativas cuestionables. De un tiempo, al fin y al cabo, caracterizado por la personalidad doblegada y los espíritus domados.
De hecho, en los orígenes del "Old Nº 7" la música también tuvo cierta relevancia: el propio Jack Daniel reunió una pequeña banda de músicos locales, una de las conocidas como gazebo bands por animar celebraciones tocando sobre kioscos o veladores (gazebo en inglés), para atraer al público a su local de despacho de bebidas. A partir de esa conexión musical, resulta ya difícil desligar el "Old No 7" de Jack Daniel's de la iconografía del rock and roll, para cuyos amantes se ha convertido en bandera de autenticidad. Un símbolo de actitud, tan mitificado como las señales de la Route 66, las perillas de control de una Gibson o las burbujas del arco multicolor de una Wurtlitzer.

Jimmy Page (Led Zeppelin)... & Jack Daniels Old No 7

Keith Richards (The Rolling Stones)... & Jack Daniels Old No 7

The Everly Brothers escribieron una canción titulada "Jack Daniel's Old No 7" en la que un hombre cambia a su amante por una colección de botellas de Lynchburg, Tennessee. Por supuesto, Jerry Lee Lewis (The Killer) no se privó de hacer su propia versión. Son muchas las fotografías de bandas como Led Zeppelin y The Rolling Stones en las que una botella de "Old No 7" se convierte en el atrezzo imprescindible de encuentros, fiestas,  ensayos y conciertos a los que se sumaban desde Tina Turner a David Bowie. De hecho, se cuenta que Mick Jagger hubo de proscribir temporalmente su presencia para atemperar la afición de su compañero Keith Richards por dicha marca. También Tom Petty o Bon Scott se dejaron retratar en compañía de la mítica botella y Michael Anthony, de Van Halen, se hizo fabricar un bajo con su forma. El hard rock más contemporáneo tampoco es ajeno al "Old Nº 7": son legendarios los tragos de Tommy Lee durante sus solos de batería en los conciertos de Mötley Crüe, y archiconocida la imagen interior de los "Use your illusion" de Guns N' Roses en la que Slash agarra con ambas manos una imprescindible botella de Jack Daniel's. En el caso de Lemmy Kilmister de Motörhead, el "Old No 7" parece una extensión de su propio brazo. La etiqueta negra y blanca ha inspirado carátulas como la del único álbum en directo de Pantera, o camisetas como las omnipresentes de Loquillo y Trogloditas a finales de los ochenta en las que el logo del Pájaro Loco se insertaba en el diseño de Jack Daniel's. Y es que el "Old No 7" no entiende de nacionalidades, porque tampoco es raro ver una botella cuadrada sobre el piano del queridísimo Johnny Burning.

Slash (Guns N' Roses)... & Jack Daniels Old No 7

Lemmy Kilmister (Mötorhead)... & Jack Daniels Old No 7

Parece ser que fue Frank Sinatra quien lanzó el "Old No7" al estrellato cuando sus ventas no eran mayoritarias. Allá por 1947 se lo descubrió el cómico Jackie Gleason y, desde entonces, no dudó en consumirlo durante sus recitales presentándolo como néctar de dioses o el mejor licor del mundo. Las ventas de la marca se dispararon y la botella de Jack Daniel's casi terminó siendo el sexto miembro del Rat Pack. No por nada cuando Dean Martin cantaba aquello de I love Vegas... añadía a continuación ...like Sinatra loves Jack Daniel's. No era precisamente Frank Sinatra el mayor abanderado del rock and roll, pero desde luego no se le puede negar autenticidad. Él inventó el negocio. Él fue el presidente del consejo (the chairman of the board). Y él empezó la leyenda musical del "Old No 7" hermanando en el fondo de una copa de bourbon una pluralidad de estilos, de artistas heterogéneos, mensajes y, sobre todo, buen gusto y savoir faire.

Dean, Sammy, Frank... & Jack Daniels Old No 7

El caso es que el blog "Tina's Heart Shaped Boxes" también lleva ya siete años orbitando alrededor del rock and roll sin complejos ni cortapisas, "vertiéndose" (como la propia autora dice) en textos inspirados por una ecléctica selección musical, pero también literaria y cinematográfica. Como en el fondo de un "Old No 7", aquí hay sitio para todos. Nadie está de más: de las gasolineras de Faulkner a la cercanía de Willy DeVille, pasando por Manuel de Molina, M-Clan o las sentidas despedidas a Leonard Cohen y Lou Reed
Un blog a corazón abierto que, como el buen whisky, se hace gota a gota con mimo y dedicación y que, administrado en pequeñas dosis, calienta y reconforta el interior. Un blog que, como el rock and roll, es un buen refugio para outsiders.
Tomen pues una copa entre los dedos, elijan bien los surcos de vinilo por donde van a dejarse llevar, y disfruten de la musical y hermosa manera de ver el mundo de "Tina's Heart Shaped Boxes".
Siete años ya. Siete.
Cheers!

Una colaboración de  anaquelesabarrotados.com / twitter: @anaquelesabarr1)

domingo, 25 de noviembre de 2018

Y A ESTAS GANAS DE LLORAR LAS LLAMARÉ COMO ME SALGA DEL COÑO

Hace algún tiempo alguien me preguntó que me hacía especial. Pues aparte de aguantar las resacas como un campeón no supe que decir. Siempre he pensado que especiales nos hacen los demás, son capaces de vislumbrar ese algo que te hace brillar en la oscuridad aunque sea de lejos. Que necesitamos de otro para que esa circunstancia distintiva pueda vivir y surgir a la superficie. No solo las personas son únicas y se adhieren a tu día a día de una u otra manera, también las canciones se convierten en dogma de fe. Como filosofía de supervivencia he adaptado y adoptado esas frases contenidas entre acordes que se han tatuado por derecho propio en mi alma. “Pon esa música de nuevo son un montón de recuerdos...” porque las sonrisas y las lágrimas se atan de por vida a un estribillo. “No pienses que estoy muy triste si no me ves sonreír, es simplemente despiste, maneras de vivir” especialmente esa mañana que frente al mundo juraste que no serías como ellos. “...Even the losers get lucky sometimes...” cuando aprietas los puños y sonries de forma maliciosa al comprobar que los planes a veces terminan saliendo bien. “...That night we went down to the river
And into the river we'd dive...”
ya que al final las cosas importantes de la vida son aquellas que necesitan el contacto de la piel y no el del papel impreso por un banco.

En estos tiempos modernos que nos ha tocado vivir olvidamos la importancia del contacto humano, de una mano extendida que a veces camina a través de una conexión de internet. La blogosfera llegó a ser algo maravillosa hasta el momento en que el ego fue mayor que las palabras, cuando la palabra blogger cobró demasiados visos de oficialidad. Una desmesura que lo llevó a su muerte prematura por exceso y dejó resistiendo solo a aquellos a los que motivaba la pasión. Sigo visitando los blogs que me gustan en una tradicional estación de penitencia a la que pondría nombre de discos maravillosos. Este tren que recorre los raíles de las palabras encontradas hará paradas en “La estación de los corazones rotos”, en “Algún lugar de la marcha”, en “El patio”. Apeaderos donde conviven los recolectores de circunstancias en forma de escritos en esta pared virtual. Precisamente en uno de ellos mora Tina Jara que ha marcado en rojo en el calendario el séptimo aniversario de su Tina's heart shaped boxes porque el siete para ella es algo especial. Y me abre la puerta de su rincón para que moren mis historias durante este día. ¿Por que es especial Tina, debería ser la pregunta?. A pesar de ser dos perfectos extraños, la conozco a través de las ventanas que va abriendo en su blog y en su TL de Twitter mostrando a un público diverso y agazapado tras un teclado aquello que necesita mostrar. Tina nos muestra una señal luminosa junto al timbre que anuncie nuestra llegada anónima al dominio de sus palabras, de sus sentimientos encerrados. Y por ello, yo que junto a letras encerradas en una canción colecciono frases que las ejecutan las manos pero por orden de las entrañas. Por eso querida Tina te robo aquello de “Y a estas ganas de llorar las llamaré como me salga del coño” porque nunca tanta libertad individual se disfrazó de rabia para soltar un sentimiento.

Y es que a nuestras ganas de llorar, de reir, de luchar o de gritar siempre les pondremos como nos salga del coño porque si algo jamás nos podrán robar en estos tiempos inciertos en los que los gurús han cambiado los púlpitos por las redes sociales y en el que los informativos han manchado hasta lo indecente el significado de su nombre solo nos queda el ser capaces de seguir en pie. Me asomo a la terraza y grito. No me importan las caras de los extraños, me sobran los signos de indulgencia, me causan indiferencia los consejos paternales. Aprendo de mis errores y no me arrepiento de ellos porque jamás actue de mala fe. Y si lo hice alguna razón tendría. Miro hacia mi equipo de música y antes de comenzar la siguiente canción la megafonía anuncia que en cinco minutos el tren estacionado en la vía principal tomará la salida. Mientras Bryan Adams grita a voz viva que el verano del 69 fue el mejor de su vida me voy preparando para la próxima visita. Y recuerda querida Tina, que a nuestras ganas de llorar, gritar, correr, hablar o saltar les pondremos como nos salga del coño.

Una colaboración de Carlos Tizón 

Blog Motel Bourbon  
 

sábado, 24 de noviembre de 2018

LA LISTA....


Como todas las mañanas Augusto Nota salió a la calle, con todo en él en orden, para dirigirse a su puesto de trabajo. A medida que andaba, mentalmente, repasaba la lista de tareas para hoy. Recordaba exactamente el estado en que había quedado todo el día anterior. De todas maneras al sentarse frente al ordenador, volvería a ver la ristra de pósits pegados en el filo de la pantalla, que con concisas listas enumeraban un abanico de cometidos. Una nota para el índice laboral, otra para su lado “ama de casa”: lo indispensable a la hora de hacer la compra en el supermercado; una tercera con un listado de canciones a escuchar detenidamente. La cuarta nota con el número de su centro de atención primaria, el número de historial, el nombre del doctor en cuestión, la hora y día de la visita, y por debajo, con una flechita muy bien dibujada y que indicaba un subnivel, una derivada, el día y hora de la analítica previa. El mundo de la salud, el tema médicos en general, era complicado, y el riesgo de un olvido, de consecuencias fatídicas. Volver al inicio del laberinto.


En la vida de Augusto Nota todo se regía por listas. Todo estaba previamente planificado y listado. La lista era la prevención, el cálculo, el método, la memoria e incluso la motivación, a manera de recordatorio. Listas para sus pasiones. Las diez mejores películas de la historia, según su criterio. Los famosos diez discos que te llevarías a una isla desierta. Libros, amigos, estudios, gastos mensuales, actividades vacacionales. Cualquier actividad humana es susceptible de merecer una lista. La obligación, entre comillas, de confeccionarla le forzaban a tener que depurar, examinar y examinarse. Escoger por detalles o después de un concienzudo análisis, que o quien entraba a formar parte de una lista y en que orden, más que un pasatiempo o una manía se habían convertido en una filosofía de vida. Por la lista, el camino hacia el orden y el éxito. La racionalidad al poder. Y la falsa seguridad de tenerlo todo bajo control. Únicamente su testarudo romanticismo podía poner en duda semejante convicción.


La mañana pasó. Sin altibajos, ni noticias, plana. Llegada su hora, Augusto salía a la calle, al igual que todos los días, para dirigirse a un humilde bar cercano, donde servían económicos menús que ponían a salvo su equilibrio nutritivo, manteniéndole en cierta armonía alimenticia. Abrió la puerta del local tal quién abre una caja de ruidos y el agudo murmullo se escapó un poco hacia el exterior. El griterío de los camareros, amasado con el colchón de calmadas conversaciones de mesa, ocupaba todo el local, una densa niebla sonora. Desde la barra, uno de los camareros, le señalaba una mesa a tocar que quedaba libre. Ocupó su lugar, paciente asistió a la ceremonia de limpieza de la mesa. Le colocaron servilleta y juego de cubiertos, que no pudo evitar colocar perfectamente perpendiculares, como gesto, como tic.

Mientras esperaba, buscando musarañas que mirar, una mujer abrió la puerta del local, y por un segundo la luz del mediodía, que entraba del exterior, le dibujo la silueta como a una aparición en el horizonte, como una señal divina. 

La señora vino a ocupar precisamente el taburete que había frente a él. Dejó su bolso en la barra, y con mucho cuidado, calculando el movimiento, a la vez que se cogía la costura del vestido, para acompañar, con la otra mano se apoyaba en el taburete, y en un ínfimo brinco acabó sentada.


La realidad se había descosido para dejar entrar algo de color. El color rojo de los zapatos de aquella dama. Zapatos de salón de tacón alto, tacón que se engarza en el fino reposapiés del taburete. Medias negras que trepan por sus piernas hasta esconderse en el vestido tubo negro. Uñas rojas. Melena cobriza. Poderosa. Elegante. No pudo evitar mirarla, una vez y otra, reiteradamente, fuera de toda lógica y con la justa medida de no ser sorprendido en el acto. Pero la insistencia es enemiga de la seguridad y de la corrección, y acabó por cruzarse con sus ojos. Empezó a sentir calor, aunque el verano empezaba a ser recuerdo, una gota de sudor abrió la veda en su frente. Y ella sonreía, primero tímidamente, más tarde abiertamente, de una manera limpia, alegre. Cautivadora. Él siguió comiendo como pudo entre sonrisa y sonrisa, entre mirada y mirada. El incremento en la frecuencia, de las sonrisas, presagiaba la primera palabra en cualquier momento. Pero no fue palabra sino gesto, y más que gesto, ceremonia, la de descenso a la tierra. Recogió sus mínimas pertenencias, giró muy lentamente la cabeza, para mirarle, a él, intensa, metálica. Desde el ángulo de su hombro, le dijo sin decir. Se dirigió a la puerta del local, y ya en la calle, se detuvo a encender un cigarrillo. Él, sin escuchar entendió. Pidió la cuenta, pagó, se despidió, palpó todos sus bolsillos para comprobar que estaba todo en orden y se deslizó entre las mesas hasta la salida.


Caminaron, ella de su brazo y el conversador gesticulante infatigable, dejando tras de si una hilada de carcajadas en el aire. Llegaron hasta un museo y entraron para ver una exposición de fotografía. Siguieron susurrándose al oído pequeñas conversaciones. Ella amenazaba con gritar como repuesta a la ultima ocurrencia de él. El trasgresor desafío del grito que rompa el sacro silencio. Sonrisas una pizca maléficas, y más que maléficas, cómplices, traviesas. La complicidad les embistió, y tras el paso de un guardia de seguridad, él la cogió por la cintura y la beso. Ni un reproche, ni un alejamiento. Era sabido y consentido, dado por supuesto. Gustoso y deseado, querido. Escribimos momentos inexplicables, tan solo por la sucesión de otros inexplicablemente deliciosos. Pesan más según que miradas que según que palabras.


Igual que niños entusiasmados, varios besos mediante, volvieron al ruido y a los coches. ¿Qué hacer con todo aquello que llevaban dentro, a media tarde de un día laborable? ¿En qué lista figuraba la instrucción para el siguiente paso a realizar? ¿Dónde está el orden cuando más se le necesita? Creo que la pasión ha ocupado su lugar, y toma los mandos de la situación. Ella habló de un hotel por horas y a él le pareció un milagro ¿Existían esas cosas? Se dejaron llevar, más bien él se dejó llevar, y zambulló en la vida como en una aventura, como una película interactiva. No podía dejar de sonreír. Todo el misterio y toda la pasión. Todo el gusto y todo el desorden. El vértigo de la ausencia de control.


Se besaron, se mordieron, se chuparon. Se arrancaron la ropa con el hambre. Se abrazaron. Se follaron como si fuera la última vez. Gritaron y rieron mucho, mucho. El orgasmo trajo atada a su cola un cadena de carcajadas imparables. Solo les falto llorar de felicidad. Estallaron el uno en los brazos de otro. Brillaron. Y como las bengalas de las fiestas infantiles, se fueron apagando, tras el éxtasis. La complicidad seguía ahí, junto a las sonrisas, más blandas ahora, y las miradas susurrantes, confidentes. Abandonaron el establecimiento, cogidos de la mano. Las luces de la noche les acompañaban. Hablaron y sin planificar decidieron seguir escribiendo aquella historia. Volverían a verse. Se dieron los teléfonos y las ultimas caricias, los últimos besos. Besos que sabían ricos, se sabían primeros de miles que vendrían.



Augusto volvió a su planeta y a sus rutinas, en el punto en que podía retomarlas. Se dirigió a su casa envuelto en ilusión desbordante. La agradable desazón del estreno, de la novedad fascínante. Durante el camino, pensando, pensando, recordó que en cierta ocasión elaboró una lista para reconocer a la mujer ideal. Con una nueva sonrisa dio por trazado el plan, la buscaría y comprobaría cuan acertado habría estado. Le divertía la idea de cotejar el paso del tiempo entre sus deseos antiguos y los actuales regalos de la realidad.


Al llegar a casa empezó la búsqueda. Cajones y cajas en los que hacía tiempo que no miraba, archivos del pasado. Libros amontonados en la mesita de noche, y en uno de ellos, entre la solapa y la primera página, encontró la lista. La mitad de una cuartilla, cortada a mano. Amarilleante en los bordes, y con la tinta del rotulador un tanto evaporada por el tiempo. “LA MUJER” en mayúsculas escritas a mano, subrayado y seguido de un listado con más de diez puntos. Augusto tomó su rotulador rojo de tachar. Empezó con el primer punto, siguió con el segundo, y así hasta acabar con los diez. Como todavía quedaba espacio para algún punto más, con el mismo rojo tachador, marcó un nuevo punto y escribió a continuación un enigmático “Ella…” Dejó cuidadosamente el rotulador sobre la mesa y se hundió en su sonrisa y en el sofá. Sin buscarla la había encontrado y el destino se había reído a carcajadas en sus narices. Por suerte no siempre triunfan el orden y la lógica.


Algún vecino estaría escuchando música porque se le colaba por la ventana que da al patio interior. Question Mark & The Mysterians y su “96 Tears”. Ya nunca olvidaría esa canción…


 
Una colaboración de L´Home Llop