martes, 15 de noviembre de 2016

TRIANA, UNA HISTORIA



Durante bastante tiempo he estado pensando en escribir sobre la banda de rock andaluz Triana; de hecho este verano hice un pequeño relato basado en una de sus canciones, pero seguía teniendo en la cabeza el recuerdo nítido de aquella tarde en la que creo, fue la primera vez que los escuché.
Hace unos días  comenté esta historia con un amigo y de que había pensado en escribirla pero no terminaba de decidirme. Esta historia, este recuerdo, tenía que estar aquí por lo vivido, lo sentido y porque estas pequeñas historias son la esencia de lo que me gusta escribir aquí, de cómo soy, cómo percibo y cómo siento.



Durante unas vacaciones de verano del año 88 u 89 que pasábamos en el pueblo, me fui con mi hermano mayor al pueblo de al lado a pasar la tarde en la piscina con gente que había quedado allí. Íbamos a ir con el coche de mi padre pero por algún motivo no se lo prestó. Recuerdo cómo me cogió de la mano y me dijo: ¡nos vamos! Ese día supe lo que era hacer autostop, nunca lo he vuelto a hacer desde aquel día aunque no era yo exactamente quien lo hizo, sólo tenía 10 años, pero no me olvido. Nos llevó alguien de nuestro pueblo en una C15 blanca o similar. Echamos la tarde en aquella calurosa tarde en la piscina, jugué con algunos niños y anduve de un lado a otro sin parar quieta con mi hermano, sus amigos y mi prima L. que en aquel momento estaba escayolada de una pierna entera.
Tengo un maravilloso recuerdo de aquella tarde que además tuvo un final espléndido para mis oídos, para mi corazón y para esta memoria algo desgastada ya. Volvimos en el coche de uno de los amigos de mi hermano, íbamos al menos seis personas y yo en las piernas de alguien, antes estas cosas se hacían con total normalidad, hoy parece una aberración, nos hemos vuelto un poquito gilipollas en general con la sobreprotección, yo viajé así, estoy viva y sin traumas pero bueno…volvamos a lo que nos ocupa. El coche a tope de personal, ventanillas abiertas porque del aire acondicionado no habíamos ni oído hablar de él, un calor asfixiante en pleno verano en la Mancha, mi prima L. entre los ocupantes del coche que como he comentado antes tenía escayolada la pierna entera, iba de copiloto con la pierna por fuera de la ventanilla, yo feliz y riendo y la música sonando a tope. Pregunté cómo se llamaba el grupo porque sin verme sé que me brillaban los ojos, igual que me brillan terminando de escribir esta pequeña historia. “Triana, me dijeron, se llaman Triana” y sonaban así:



Este es el primer recuerdo que tengo de haber escuchado a este genial grupo, hace ya casi treinta años pero parece que fue ayer. Abre la puerta fue la canción con la que les conocí. No sé muy bien si les había escuchado ya antes de ese día porque puedo verme aún hoy en aquel coche cantando la canción mientras sonaban pero  puede que fuera el estribillo por acabar de escucharlo. Me emocionaron aquella tarde de verano y hoy me emocionan exactamente igual o más. El Patio es un disco perfecto, poesía en el aire, poesía del pensamiento puro y del sentimiento más profundo que se pueda llegar a respirar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario